Hay 66 invitados y ningún miembro en línea

¿Qué es un desfibrilador externo automático y un desfibrilador externo semiautomático?

Los desfibriladores externos automáticos y los semiautomáticos son dispositivos capaces de administrar una descarga eléctrica controlada o desfibrilación al corazón para revertir la fibrilación ventricular, muerte súbita o parada cardiorrespiratoria y restablecer la función cardíaca, es decir, el ritmo cardíaco normal.

En el mercado existen diferentes tipos de DEA y DESA, pero todos funcionan de la misma forma: el corazón genera una señal eléctrica que es detectada y analizada por el desfibrilador externo a través de los electrodos. Si el desfibrilador detecta que está indicada la descarga para la desfibrilación, se le aplica a la víctima a través de los mismos electrodos.

Si el desfibrilador externo no detecta la necesidad de realizar la descarga, no la ejecutará.

Diferencia entre un DEA y un DESA

La diferencia entre un desfibrilador externo automático (DEA) y un desfibrilador externo semiautomático (DESA) es que mientras en el semiautomático hay que pulsar un botón para efectuar la descarga cuando el propio desfibrilador indica quei es necesaria, en el automático, la descarga o desfibrilación la realiza de forma automática el propio desfibrilador, en caso de ser necesaria.

Para acabar de entender cuándo es necesario el uso de los desfibriladores externos, es importante explicar que es la muerte súbita o parada cardiorespiratoria

¿Qué es la muerte súbita o parada cardiorrespiratoria?

Es la patología por la cual el corazón se para de forma repentina, debido a que pasa a un estado de ritmo de bombeo caótico, también llamado fibrilación ventricular.

Cada año muchas personas en todo el mundo son víctimas de patologías cardíacas que acaban con sus vidas. En estos casos, es posible tratar de reanimar o resucitar a las víctimas aplicando rápidamente conjuntamente las técnicas de la resucitación cardiopulmonar o RCP, junto con el apoyo de un desfibrilador externo automático o semiautomático para tratar de desfibrilar a la víctima.

Estas técnicas de RCP se centran en la correcta ejecución de dos maniobras principales:

- Las compresiones en el tórax de la víctima para tratar de conseguir que vuelva a  correr la sangre, ya que el corazón no la bombea.

- La respiración boca a boca para introducir oxígeno en los pulmones de la víctima.

Es importante saber que el masaje de resucitación cardiopulmonar (RCP), en la mayoría de casos, no sirve para reactivar el corazón, pero si ayuda a que los posteriores intentos de desfibrilación con el desfibrilador externo sean más efectivos. Lo que nos permite una RCP aplicada correctamente, es ganar tiempo.

Una vez claros estos aspectos, podemos pasar a explicar nuestra gama de desfibriladores externos automáticos y semiautomáticos que comercializamos.

Clientes Satisfechos Cardioprotección

loading...