Hay 89 invitados y ningún miembro en línea

Otra muerte súbita en el campo de fútbol

Muerte súbita de un futbolista en el terreno de juego

Una semana más la iniciamos con la triste noticia de la muerte de un jugador de fútbol sobre el mismo terreno de juego, que hemos conocido durante este pasado fin de semana.

Muchos hemos visto o leído por diferentes medios de comunicación, el triste incidente ocurrido el pasado viernes en Rumanía, mientras se disputaba un partido de fútbol de la liga rumana.

En este caso, la noticia ha sido más mediática por que se han difundido las imágenes del momento en que el jugador Patrick Ekeng, actualmente en el Dinamo de Bucarest, se desvanece sobre el terreno de juego ante la mirada impotente del resto de jugadores y de los aficionados allí presentes.

Además, Ekeng había pasado por nuestro país, militando durante algún tiempo en la filas del Córdoba, por lo que para muchos ya nos era "conocido".

A pesar de la asistencia médica presente en el campo, no se disponía de un desfibrilador externo en las instalaciones deportivas. Tampoco la ambulancia que asistió al futbolista contaba con un dispositivo desfibrilador. Esto es lo que no puede ser!!

Además, tal como contaba el representante de Enkel ante los medios, "en la actualidad, hay tres ambulancias alrededor del estadio, pero ninguna de ellas tenía un desfibrilador". Esto actualmente pasa en la mayoría de campos de fútbol de todo e mundo, y es lo que no se puede permitir.


La realidad de la muerte súbita

Este nuevo caso de muerte súbita que nos ha dejado a todos atónitos ante la dureza de las imágenes, nos es más de los muchos que se dan a diario en todo el mundo.

Es tal la magnitud del problema que cada vez son más las voces que se unen al apoyo a la difusión sobre la importancia de la instalación de desfibriladores externo automáticos y semiautomáticos en cualquier espacio donde haya una gran afluencia o tránsito de personas.

Es más, es tan importante prevenir la muerte súbita por el elevado número de muertes que produce cada año que, pese a que actualmente en España no es obligatoria la instalación de desfibriladores externos, son muchas las comunidades autónomas que van legislando sobre esta materia, obligando a la instalación de desfibriladores externos en determinados espacios públicos y privados que albergan o por el que transitan un elevado número de personas (Solo en España se producen sobre unas 40.000 víctimas al año por una muerte súbita repentina o parada cardio respiratoria).

Esta cardiopatía nos puede suceder a todos, independientemente de la edad o la condición física, y la única posibilidad que tiene una víctima ante una caso de muerte súbita o parada respiratoria repentina es la aplicación de un desfibrilador externo dentro de los 5 – 6 primeros minutos desde el desvanecimiento de la persona.

De ahí, la importancia de una instalación “masiva” de desfibriladores externos en cualquier tipo de espacio público o privado, para evitar lo que, tal y como señalaba el agente del exjugador del Córdoba, Hasan Anil Eken,"En la actualidad, hay tres ambulancias alrededor del estadio, pero ninguna de ellas tenía un desfibrilador".

Con esto no queremos decir que con la existencia de un desfibrilador el jugador camerunés se hubiera salvado, pero lo que es innegable es que con un desfibrilador externo hubiera tenido más posibilidades de sobrevivir.

Recordemos que con el acceso rápido a un desfibrilador externo ante un caso de parada respiratoria o muerte súbita se podrían evitar casi un 75% de las muertes que se producen actualmente por la no existencia de un desfibrilador a mano.